EL CEREBRO HUMANO Y SU CONDUCTA
  Objetivo la supervivencia
 

 

Si, la supervivencia es el objetivo principal del cerebro de toda especie animal. El cerebro es quien controla todas las funciones, con el propósito de subsistir en el medio. En nuestro caso nuestro cerebro nos hace subsistir en nuestra vida y condiciona nuestra existencia en virtud a los acontecimientos cotidianos.
Todos aquellos que habéis seguido mis artículos, sabéis que quiero alejarme del punto social del humano y dar argumentaciones orgánicas que son al fin y al cabo las que rigen nuestra existencia.
La supervivencia es una ley de nuestro cerebro, ¿ por qué nacemos ?, para subsistir, pero para sobrevivir tenemos que comer, beber, crecer y mantenernos en nuestra vida. Uno cuando nace no sabe que le deparará, tan solo sabemos llorar desconsoladamente para poder comunicarnos con nuestro progenitores y esperar que nos entiendan en esa comunicación primitiva que es el llanto. El cerebro irá adaptando los signos, los ruidos y las palabras que escuchamos para ir componiendo nuestros primeros vocablos con la intención de ser entendidos y comprendidos ¿ con que fin ?, la supervivencia.
 
Nuestro cerebro sabe que el llanto provoca una reacción de atención por parte de los padres e incluso a esa corta edad el cerebro sabiendo la atención que recibe del llanto, cuando se aburre provoca esos sollozos para ser atendido, sería interesante investigar si el cerebro a esa edad utiliza el llanto como forma de ayuda para que les sea de utilidad sus progenitores a la hora de seguir descubriendo la existencia ( la suya ) y ( las que se encuentra a su alrededor ), esto es una pregunta mía, no me hagáis caso.
A medida que avanzamos el bagaje de nuestra vida el cerebro se va formando para ayudarnos en la inclusión del medio, cuando hablo del medio me refiero al familiar y social, vamos aprendiendo lo que es la comunicación y lo importante que es para la supervivencia ( ¡ tengo hambre !, ¡ tengo sed !, ¡ tengo frió !, etc.…) esperando que nos surta de esas carencias.
 
Pero no solo el cerebro nos condiciona para sobrevivir de lo elemental, también va almacenando en la memoria toda nuestra vivencias y experiencias adaptándolas a nuestros pensamientos, decisiones, erróneas o acertadas, y sirviendo de guía a nuestra vida.
 
Los humanos, haciendo un ejercicio de mirada hacia épocas pasadas, hemos evolucionando y a su vez hemos ido evolucionando nuestra sociedad con todo lo que conlleva sin pararnos a reflexionar que todo es producto de nuestro cerebro. La sociedad como entidad, es una adaptación como individuos para poder convivir con los demás congéneres creando así normas, leyes, el dinero y todo lo positivo y dañino para todos nosotros. Nuestro cerebro tiene que aprender a subsistir con todo lo que hemos creado para nuestra sociedad, al final puedo definir a nuestra sociedad de forma global como capitalismo y en consecuencia “ muy material “.   
 
Pero la pregunta del millón sería ¿ por qué no aceptamos que somos materia orgánica y como tal estamos en predisposición de anormalidades de igual forma que estamos concienciados de las enfermedades ?. ¿ Por qué no podemos aceptar que hay individuos que nacen con una predisposición genética para asesinar, psicópatas, con percepción anormal para sastifacer su especial necesidad sexual, etc. ?. Habría que adentrarnos de una forma más profunda en la fisiología cerebral y en la neuroanatomía para poder dar algo de respuesta a estas y otras preguntas sobre las conducta humana.
 
 
 
Luego está las diferecias entre el cerebro masculino y el femenino os muestro un artículo interesante sobre las diferencias del cerebro masculino y femenino y el entrevistado es un neurofisiólogo español.
 
Fuente: http://www.lavanguardia.es/lacontra/lacontra.html

” Francisco J. Rubia, neurofisiólogo
"El cerebro masculino analiza, el femenino empatiza"
VÍCTOR-M. AMELA - 20/10/2008


Tengo 70 años. Nací en Málaga, vivo en Madrid. Soy catedrático emérito de Neurofisiología, director de la unidad de Cartografía Cerebral de la Universidad Complutense. Estoy casado y tengo dos hijos y un nieto. La política me asquea. La espiritualidad es una función neuronal.

¿Mi cerebro es macho o hembra?

Siendo usted un feto de seis semanas, guiado por el cromosoma Y, su organismo comenzó a formar testículos...

Aquí siguen.

... que liberaron testosterona en su torrente sanguíneo, que llegó a su cerebro... convirtiéndolo en un cerebro masculino.

¿En qué difieren un cerebro masculino y un cerebro femenino?

En el hipocampo: ciertos núcleos intersticiales y otras estructuras son mayores en hombres que en mujeres.

¿El sexo está en el cerebro?

Al final, todo está en el cerebro
. A más testosterona en la sangre fetal, mayor desarrollo del hemisferio derecho.

¿El cerebro masculino es de derechas?

El cerebro femenino es hemisféricamente más equilibrado.

¿Qué funciones rige el hemisferio izquierdo?

Capacidad para acopiar vocabulario, habilidades comunicativas y sociabilidad: en esto el cerebro femenino es mejor.

¿Y el derecho?


Las habilidades visuoespaciales o geométricas. Por eso el cerebro masculino es mejor para orientarse en el espacio.

¿Existen más diferencias?


Sí, en las fibras que unen ambos hemisferios, llamadas cuerpo calloso: ¡hay muchas más en el cerebro femenino en las áreas que rigen la emoción y la afectividad!
 

Estas diferencias cerebrales ¿es lo que nos hace distintos a hombres y mujeres?

Pesan mucho. Somos combinación inextricable de factores genético-hormonales y factores medioambientales. Pero, simplificando, tenemos de partida distintas aptitudes.

Hágame la lista de lo mío.

El hombre puntúa más alto en capacidad visuoespacial, en memorización y detección de formas, en geometría, en el aprendizaje de laberintos, en la lectura de mapas, en apuntar y seguir objetos, en lanzamiento de objetos a una diana, en conocimientos geográficos, en agresividad - dato: el 90% de los condenados por delitos violentos son hombres-, en composición musical, en ajedrez, en resolución de problemas matemáticos;

Y la mujer puntúa más alto en...


En fluidez verbal, en tareas motoras finas, en la localización de objetos entre una serie de ellos, en cálculo, en sensibilidad, en la percepción de niveles bajos de estimulación de gusto, olfato, audición y tacto, en reconocimiento de caras familiares, en la expresión facial o en el tono de voz; Y, sobre todo, en el discernimiento de emociones ajenas, es decir, en su capacidad de empatizar.

Resúmame todas estas diferencias.


El cerebro femenino es mejor para empatizar con otros. El cerebro masculino, para analizar, explorar y sistematizar.

¿Qué sentido evolutivo tiene esto?

La colega Doreen Kimura sostiene que se debe a millares de años de división del trabajo: el hombre cazaba y defendía al grupo - conviene silencio, orientación, puntería, fuerza y agresividad-, y la mujer recogía alimentos cerca del hogar, preparaba comida y vestidos y cuidaba de los pequeños (conviene tener detectados todos los objetos del grupo, saber dónde está cada cosa, reconocer rápidamente a sus bebés y vigilar su localización, saber qué les sucede a sus congéneres de alrededor...).

¿Y todo esto modeló cerebros?

La evolución natural fue seleccionando las aptitudes cerebrales más propicias.

Alguien con un cerebro megafemenino ¿resultaría ser megaempático?

Sí, lo que exacerbado derivaría en un síndrome de Williams: niños muy parlanchines y muy susceptibles a las caras de los demás. Y alguien con un cerebro extremadamente masculino sería autista: incapaz de empatizar. El autismo afecta diez veces más a chicos que a chicas.

Quizá todos tengamos un cerebro bisexual, en diverso gradiente.

En homosexuales se han detectado estructuras cerebrales a medio camino entre las heterosexuales masculinas y femeninas. Y el núcleo supraquiasmático es mayor en hombres homosexuales que en hombres heterosexuales. Pero faltan estudios de mujeres homosexuales, faltan muchos estudios y estadísticas, siendo tanta la maraña de factores genéticos, hormonales, ambientales... Y más ahora, que hemos superado a la naturaleza, manipulando hormonas y genes;

En el mundo animal, ¿cómo les va?

Ahí sucede de todo. Un besugo puede cambiar de sexo varias veces durante su vida. Las babosas montan orgías en que cada una es a la vez macho y hembra...

Mira qué bien.

También hay especies en que la hembra devora al macho tras la cópula.

Eso ya no es tan divertido;

Lo cierto es que los humanos nacemos con predisposiciones innatas, algunas más masculinas y otras más femeninas. No hay tabula rasa.A una niña la dejaron jugar sólo con un camión de bomberos y acabó acunándolo... O sea, que no somos tan libres como creemos, lo que tampoco es tan grave.

Dadas esas diferencias, ¿convendría educar por separado a niños y niñas?

Convendría plantearse cómo optimizar el desarrollo de las aptitudes de que nos ha dotado nuestro cerebro sexual, y cómo reforzar las demás aptitudes.”
 
Como habéis observado con este artículo, yo no estoy tan equivocado cuando argumento que todo nuestro yo, como individuo y como humano, está y lo rige directamente nuestro cerebro.
 
El cerebro a fin de cuentas hace su trabajo, no por nosotros sino por él mismo, que es la supervivencia, cueste lo que cueste y sin importarle las consecuencias para el individuo.
 
 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=