EL CEREBRO HUMANO Y SU CONDUCTA
  El sueño y los sueños
 

 

En este recorrido por nuestro cerebro y conducta no podemos obviar el sueño y los sueños que forman parte de la fisiología cerebral y de nuestra conducta.
Hablar de los sueños es hablar de una parte muy importante de nuestro cerebro. A través de los sueños accedemos a nuestra psique y podremos identificar nuestros miedos, temores, deseos y esperanzas, etc.…
 
Haciendo un poco de historia, nuestros antepasados entendían los sueños como algo relacionado con los espíritu y los dioses en muchas culturas determinaban con hechos premonitorios, nada más lejos de la realidad, otras culturas trataban los sueños como signos de posesión diabólica.
 
 A lo largo de la historia humana sus civilizaciones, conquistas, gestas y demás hechos… la interpretación de los sueños ha sido una constante búsqueda para dar explicación de los mismos y argumentar sus signos con hechos que pudieran producirse en realidad.
 
Muchos lo ha han intentado como los gurús, santeros y demás “personalidades” en estas áreas. Cuando llegó la era cristiana llegó un momento de opacidad en lo referente a los sueños, rezaban implorando que dios le protegieran de esas historias que se recreaban en sus cabezas y aludían de tal fenómenos a quién sino “al diablo”.
 
Después de este peregrinaje de años y décadas nos encontramos con el Dr. Freud que determinó que los sueños eran cuadros de delirios. Intentó clasificar los sueños, teorizó dos tipos, uno los que se producían por el día cuando el individuo estaba despierto y el otro tipo los que se producían en la noche mientras dormíamos. En sí podríamos dar cierta credibilidad a Freud, los sueños al fin y al cabo es la recreación de historias en nuestra mente, bueno mejor dicho es nuestra mente quien las recrea.
 
Menos mal que Freíd tenía un discípulo Jung que abordó los sueños como estudio e investigación y después de muchos años originó un tercer tipo de sueños con arquetipos y simbología con una conceptualización universal para todos los humanos. Ese tipo de sueños se le conoce como inconsciente colectivo y aquí es donde se encuentra el aspecto de espiritualidad del individuo.
 
 
Pero no vamos a engañarnos, los sueños son parte de la fisiología de nuestro cerebro a igual que el hipocampo, el hipotálamo, etc.… En síntesis el sueño es un estado de todos los seres vivos, no exclusivo de los humanos, donde interviene la necesidad de recargar cuerpo y mente. Y en este estado es cuando soñamos con mayor frecuencia, no sé si en los canes, felinos y demás animales sueñan, como he dicho antes los sueños son historias que nuestro cerebro predispone y la mente ejecuta, luego se da la paradoja que podemos soñar estando despiertos. La pregunta que me viene a la cabeza es ¿por qué soñamos? Cuales son las explicaciones para tal capacidad.
 
Interpretar los sueños es un campo muy interesante pero a la vez muy volátil, según quien lo interprete varía su significado lo que sí es rotundo es que hay una simbología común.
Algunas personas les dá mucha importancia a lo que sueña, por temor, miedo, expectativas, etc. .. Recordando a Freud dijo que el soñar era una patología mental ya que las alucinaciones que se producían eran factores de diagnóstico claro de delirio. Menos mal que estaba cerca su pupilo Jung para desmontar la teoría de su mentor.
 
Hay que recordar que muchas gestas, inventos, empresas de todo tipo, como también guerras y crímenes, han sido recreado a primera instancia en los sueños. Hay que diferenciar los sueños que podemos recordar y los que por mucho que lo intentemos nuestro cerebro no nos deja acceder a ellos, ¿por qué esta diferencia de sueños?. Los primeros se producen cuando nos echamos a dormir y nuestro cerebro que emite despierto ondas  del tipo beta entre los 13 a los 30 Hz(hercios) baja la frecuencia hasta los 8 a y 12 Hz., creando así el estado de sueño, pero todavía no estamos dormidos de verdad, pero en esta intensidad baja  de frecuencia se va produciendo los primeros sueños, sueños que total seguridad podremos recordar.
 
Cuando pasa esa transición de tiempo pasamos a otro estado del sueño donde nuestro cerebro cambia de frecuencia pasando de las ondas betas a las ondas theta en un ratio de a 7 Hz., Ese cambio de frecuencia nos hace bajar la actividad cerebral y esos primeros sueños son de carácter infusos recreando tramas pocos claras la mayoría son de las vivencias que hemos tenido durante el día.
 
En la segunda fase del sueño entramos en un estado de pre-profundidad del sueño aquí nuestro cuerpo tiene un sistema de ablandar toda la información neuronal y los sueños empiezan a ser más trascendente con diversas temáticas en función de lo que nuestro cerebro nos quiera representar, pero aún no estamos dormidos profundamente.
 
En las dos sucesivas fases del sueño nos vamos dejando a voluntad de nuestra mente y cuerpo. La última fase la REM es la profundidad total del sueño. Aquí   podemos ver hasta DIOS. Generalmente en la fase REM nuestros sueños no lo recordaremos con facilidad en el caso de intentarlo.
 
 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=